Seleccionar página

Nuevo partido político, abierto, a todas las creencias e ideologías con un propósito común,
conseguir, el mayor bienestar posible de todos los españoles y españolas residentes en cualquier rincón de España o del mundo. 

Un esfuerzo colectivo, para convertir la inmoralidad política en decencia y honestidad, la corrupción en integridad y honradez, la disuasión en respeto y persuasión, la maximización de beneficios en maximización de bienestar social, la desconfianza en certidumbre. No somos independentistas.

Una nueva e inédita visión de país y mundo

¿Qué somos, ideológicamente hablando? Las ideologías, o la clasificación y tipología de las mismas comunistas, conservadores, liberales, neoliberales, demócratas, republicanos, extremistas, moderados, socialistas, demócratas cristianos, etc., existentes en la actualidad no nos convencen ni nos definen, ni nos interesan tampoco, y mucho menos aún, queremos que se nos identifique con ellas o con alguna de ellas. Para nosotros, existen dos tipologías de Políticas, en las que las ideologías no son el factor determinante, sino las PERSONAS, las políticas que realizan personas decentes, honradas, honestas, integras, morales, dignas, recatadas, inteligentes, sabias, por una real maximización de bienestar social de su población como las que conocemos de los países nórdicos y en Suiza, y las Políticas que realizan personas embaucadoras, cuatreras, inmorales o sin moralidad alguna, amantes de lo ajeno, etc. Queremos pertenecer al primer grupo de personas realizando políticas para maximizar el bienestar social del mayor número posible de habitantes de un país. Y cultivar las cualidades y virtudes ahora ausentes en nuestro panorama político, en las escuelas desde las guarderías hasta la educación superior o universitaria, donde prime de forma especial el respeto a las ideologías contrarias a las de uno mismo.

¿Qué nos ha llevado a estos planteamientos políticos? Nos han llevado a estos planteamientos ideológicos, una indagación sobre los orígenes de la política o el político.

No estamos, como para ignorar dicha realidad, como se hace por parte de muchos partidos políticos. Las virtudes se pueden establecer, restablecer o recuperar, hay mucha necesidad de ellas, de ahí nuestro nombre DECENCIA, la población necesita Estadistas y no Monstruos disfrazados de lo que no son, que nos hagan tener miedo, angustia y desesperación como sucede ahora, en que el político incapaz de resolver una pandemia a pesar de disponer de unos presupuestos generales próximos al BILLON de euros, no tiene otra ocurrencia ante este desafío más que restringir derechos fundamentales de los ciudadanos que es como (vestir a un santo) para frenar la extensión de la enfermedad, y (desvistiendo simultáneamente a un millar de santos) es decir,
enviando al cementerio, a la ruina y al hambre a media población de España.
Solo esperamos tener la suficiente fuerza física y mental para repeler todos los palos y ataques que se nos hagan desde todas partes en esta travesía.

Hacia nuevos hábitos políticos

Propuestas

TAPANDO GRIETAS, POR DÓNDE SE VÁ EL DINERO PÚBLICO SIN CONTROL ALGUNO

 

Siendo, el objetivo último, de nuestra participación en unas elecciones sean del tipo que sean, el administrar o gestionar unos enormes presupuestos generales, y un enorme patrimonio, el de un Estado llamado España, una comunidad autónoma, un municipio, o una institución supranacional como es el Parlamento Europeo y legislar conforme a nuestra propia visión del mundo, hemos considerado, que este Programa o Agenda de prioridades legislativas, tenía que empezar, taponando desde el minuto uno, las muchas vías de agua  que presenta el Estado, en casi todos sus departamentos y oficinas administrativas, es por ello, que nuestra primera propuesta es ordenar de forma inmediata la publicación en el Boletín Oficial del Estado el CESE inmediato, de todos los nombramientos efectuados por el Presidente del Gobierno y cada uno de sus Ministros, en el ámbito de sus respectivas competencias, no solo para estar al frente de los diferentes departamentos públicos de la Administración General del Estado, sino que, igualmente, el CESE inmediato, de todos los nombramientos efectuados, para cubrir puestos de cualquier empresa pública, o institución de cualquier tipo igualmente púbicas, a determinados amiguetes de los políticos sin más merito que ese.

Simultáneamente, a esta medida, se modificarán o reordenaran todos los honorarios, salarios y remuneraciones de todos los políticos, o altos funcionarios, con un tope máximo anual de todas ellas, ya sean públicas, o en empresas públicas, y que nunca habrían de sobrepasar los ingresos que establezcamos para el Presidente del Gobierno. No consentiremos, que se nombre más, a persona alguna, con un salario de 160 mil euros al año y que no tenga ni puñetero conocimiento de su ámbito de trabajo, se acabó, el comprar el voto de por vida a estómagos agradecidos. Cada persona que se nombre, habrá de tener entre otras condiciones, un mínimo de diez años de experiencia profesional, por cuenta ajena o autónoma o funcionario en el ramo de conocimiento al que pretende acceder.

Revisaremos, y llegado el caso, suprimiremos, todos y cada uno de los privilegios que los políticos, gozan en la actualidad o siguen gozando después de dejar el cargo, como chofer, coches, secretarias, escolta, oficina propia, viajes, etc.. Se mantendrá únicamente la pensión que llegado el caso les corresponda por la cotización a la seguridad social que previamente se haya
realizado.

Decencia